Los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades son obligatorios para las empresas y establecimientos permanentes ubicados en España.

Debido a las modificaciones normativas aplicadas en los últimos años, el cálculo de dichos pagos fraccionados es ya mucho más que un simple porcentaje aplicable a la base imponible, en especial, por lo que afecta a las entidades con un volumen de operaciones mínimo de 10 millones de Euros.

Les recordamos hoy los principales aspectos a tener en cuenta, de cara al próximo pago de este 20 de Abril, 2014.

?  Son obligatorios tres pagos fraccionados, durante los 20 primeros días de los meses de Abril, Octubre y Diciembre, respectivamente.

 ?  Las entidades cuyo volumen de facturación no alcance los 10 millones de Euros, calculan su pago en un 18% de la cuota correspondiente a la última declaración del impuesto, presentada el día uno de los citados meses.

Estas entidades pueden optar también por acogerse al método de cálculo que se cita a continuación.

? Las empresas con un importe neto de la cifra de negocios mínima de 10 millones de Euros, están obligadas a efectuar su pago fraccionado según la base imponible obtenida desde el inicio de su ejercicio hasta el 31 de marzo, 30 de septiembre y 30 de noviembre, respectivamente.

También te puede interesar
Hacienda aclara los plazos de registros de facturación en la Sede Electrónica de la AEAT

En función del importe neto de su cifra de negocios, el pago fraccionado puede oscilar entre un 21 y un 29%.

Además de la limitación en cuanto a la compensación de bases imponibles negativas pendientes así como a la exención para evitar la doble imposición económica internacional en dividendos y plusvalías, los sujetos cuyo importe neto de su cifra de negocios sea, al menos, de 20 millones de Euros, deben efectuar un pago mínimo equivalente al 12% del resultado positivo de la cuenta de pérdidas y ganancias del periodo tomado en consideración.

? Si bien estos pagos se deducen de la cuota final del ejercicio, su aumento temporal debido a las medidas de austeridad implementadas en España no debería estar exento de crítica, puesto que ha implicado un esfuerzo financiero significativo para las empresas afectadas.

 


Publicado el 04-2014 por PBS