residencia fiscal

En una reciente Sentencia, el Tribunal Supremo (TS) establece como doctrina que las autoridades de un país no pueden negar o enjuiciar la eficacia y validez de un certificado de residencia fiscal emitido por la autoridad competente de un país y en el que se hace constar expresamente que se emite a efectos de un Convenio para evitar la doble imposición (CDI).

  • En el caso enjuiciado, la Audiencia Nacional había considerado que el certificado de residencia fiscal emitido por otro país era un mero elemento indiciario a favor de la residencia fiscal en dicho país, determinando que el contribuyente era únicamente residente fiscal en España sin que existiera conflicto de residencia alguno.
  • Asimismo, se destacaba que el certificado de residencia fiscal en los Estados Unidos de América se expedía a todo nacional estadounidense por el mero hecho de serlo.
  • Cabe recordar que los CDI se remiten a la legislación interna de cada Estado Contratante a los efectos de determinar el significado de la expresión “residente de un Estado Contratante” de forma que significa toda persona que, en virtud de la legislación de ese Estado, esté sujeta a imposición en el mismo por razón de su domicilio, residencia, sede de dirección, lugar de constitución o cualquier otro criterio de naturaleza análogo.
  • Y es como consecuencia de que cada Estado determina los criterios fiscales de su residencia, que pueden producirse supuestos de doble imposición, en cuyo caso el CDI establece las reglas a tener en cuenta a los efectos de solucionar dicho conflicto.
  • Determina el TS que:
    i. a los efectos de analizar la existencia de un conflicto de residencia entre dos Estados, la validez de un certificado de residencia expedido por las autoridades fiscales del otro Estado contratante en el sentido del convenio de doble imposición debe ser presumida, no pudiendo ser su contenido rechazado, precisamente por haberse suscrito el referido convenio. 

    ii. En consecuencia, los órganos administrativos o judiciales nacionales no son competentes para enjuiciar las circunstancias en las que otro Estado ha expedido un certificado de residencia fiscal a efectos de un convenio de doble imposición. 

    iii. Es por ello que en presencia de un conflicto de residencia, es necesario acudir a las normas previstas para su solución en el convenio de doble imposición, requiriendo para ello de una interpretación autónoma en relación con las normas internas que alberguen conceptos similares.
  • Esta Sentencia aporta una importante aclaración que conducirá a la Administración tributaria a tener que admitir los certificados de residencia fiscal del otro Estado Contratante de un CDI y a solucionar los conflictos de residencia de acuerdo con las reglas de desempate establecidas en el mismo.

Publicado el 11-2023 por PBS