El recientemente aprobado Reglamento del IRPF prevé una reducción de hasta el 30% del IRPF en la cesión en especie de los vehículos energéticamente eficientes por parte de las empresas a sus trabajadores, para su uso con fines particulares por parte de éstos.

De este modo, se consigue reducir la cuantificación del importe de la retribución en especie así como del ingreso a cuenta correspondiente a la misma.

✔ La norma del IRPF considera retribución en especie la cesión de vehículos automóviles por parte de las empresas a sus empleados para su utilización por parte de éstos con fines particulares.

Dicha retribución se cuantifica en el 20% anual del coste de adquisición del vehículo, si es propiedad de la empresa, o en el 20% del valor de mercado del vehículo si fuese nuevo, si no es propiedad de la empresa.

El 20% se aplica sin límite temporal, incluso a partir del quinto año.

✔ Con efectos para los periodos iniciados a partir del 01 de Enero de 2015, la valoración de la retribución en especie se reduce en función de las características del vehículo, conforme a los siguientes porcentajes:

  • 15%, en el caso de vehículos identificados como Euro 6, cuyas emisiones oficiales de CO2 no sean superiores a 120 g/Km, y el valor de mercado del vehículo, si fuera nuevo, antes de impuestos, no sea superior a 25.000 €.
  • 20% cuando, adicionalmente, se trate de vehículos híbridos o propulsados por motores de combustión interna que puedan utilizar combustibles fósiles alternativos (auto gas y gas natural), siempre que el valor de mercado del vehículo, si fuera nuevo, antes de impuestos, no sea superior a 35.000 €.
  • 30%, cuando se trate de vehículos de cualquiera de las siguientes categorías:
  1. Vehículos eléctricos (de batería /autonomía extendida); o,
  2. Vehículo eléctrico híbrido enchufable con una autonomía mínima de 15 Km, siempre que el valor de mercado del vehículo, si fuera nuevo, antes de impuestos, no sea superior a 40.000 €.
También te puede interesar
Empieza la Campaña de Renta 2016

✔Una medida que beneficiará no sólo a los empleados a quienes se imputa la retribución en especie sino también a las empresas que asumen el ingreso a cuenta sobre dicha retribución como mayor coste salarial.

También te puede interesar

 


Publicado el 08-2015 por PBS