Es importante señalar que la delimitación de cuando existe o no un establecimiento permanente en España no siempre es fácil, ya que puede bastar con que la empresa no residente disponga de un espacio a su disposición en el otro Estado, sin ningún derecho formal para ello, o que el empleado ostente y ejerza habitualmente poderes para contratar en nombre de la empresa no residente.

Consecuencias fiscales del teletrabajo y porqué se recomienda un experto en impuestos para interpretar la contestación dada en diciembre de 2017 por la Dirección General de Tributos (DGT), sobre la obligación de retener el IRPF de empleados para empresas no residentes en España, en función del lugar de su actividad económica.

 

En los últimos años, el trabajo de forma remota desde casa se ha visto incrementado considerablemente. Gracias al uso de las nuevas tecnologías, se presenta como una vía para reducir los costes de arrendamiento de oficinas para las empresas y de tiempo para los empleados.

 

Como cualquier cambio de tendencia en nuestra economía, es altamente recomendable analizar cuales son las consecuencias fiscales derivadas de este nuevo modus operandi de las empresas. En una reciente contestación, de fecha 27 de Diciembre de 2017, la Dirección General de Tributos (DGT) diferencia, respecto de la obligación de retener a cuenta del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de sus empleados, por parte de una empresa no residente en España, en función de si la empresa no residente realiza una actividad económica en España.

También te puede interesar
SAP Business One: una gran solución para gestionar tu expansión internacional

 

La DGT ofrece una solución que, aunque parece fácil a simple vista, requiere la ayuda de un experto para concluir acertadamente sobre la misma.

✔ En su Contestación Vinculante nº 3286 -17, la DGT analiza si existe obligación de retener por el IRPF sobre los rendimientos abonados a dos trabajadores, residentes fiscales en España, que realizarán su trabajo desde su casa en España, sin que sea necesaria su presencia física en el centro de trabajo, lo que asimila al sistema conocido como “teletrabajo”.

La empresa es residente fiscal en Irlanda (podría serlo de cualquier otro país con Convenio para evitar la doble imposición firmado con España) y no ejerce actividad alguna en España ni tiene sucursal, agencia u otro tipo de establecimiento en España.

 

✔ La DGT concluye que:

  • las rentas del trabajo dependiente derivadas de realizar teletrabajo, desde un domicilio privado en España, aunque los frutos de dicho trabajo sean para una empresa irlandesa y siendo los trabajadores considerados residentes fiscales en España, al ejercer el empleo en España, solamente tributan en España.
  • la empresa irlandesa, al no tener establecimiento permanente y no realizar actividad alguna en España y, por tanto, no obtener rentas en España de las que las retenciones pudieran constituir gasto deducible, no tendrá obligación de retener.

No obstante, añade la DGT dos supuestos en los que la empresa no residente sí estaría obligada a practicar retenciones a cuenta del IRPF en España sobre los rendimientos de trabajo que abonara a los trabajadores residentes. Tal sería el caso de que pudiera entenderse que la tenencia de trabajadores contratados en España en la modalidad de teletrabajo supusiera:

También te puede interesar
Contabilización de las exoneraciones a la Seguridad social en caso de ERTEs

 

  • la existencia de un establecimiento permanente en España; o, de no existir éste,
  • la realización de actividad económica en territorio español sin mediación de establecimiento permanente,

 

Es importante señalar que la delimitación de cuando existe o no un establecimiento permanente en España no siempre es fácil, ya que puede bastar con que la empresa no residente disponga de un espacio a su disposición en el otro Estado, sin ningún derecho formal para ello, o que el empleado ostente y ejerza habitualmente poderes para contratar en nombre de la empresa no residente. Dado que su existencia determina la capacidad de gravar las rentas obtenidas a través del mismo en el Estado en el que se ubica, siempre puede existir un cierto interés por parte de las autoridades fiscales locales de atraerlo a su jurisdicción.

 

Por ello y dado el aumento de este tipo de situaciones en las que la empresa mantiene una mínima estructura, es importante determinar primero las consecuencias fiscales del tipo de actividad a realizar en España, para poder concluir sobre sus obligaciones fiscales con respecto de sus empleados.

También te puede interesar


Publicado el 04-2018 por PBS