deduccion gastos

¿Qué debe hacer un contribuyente cuando se olvida de un contabilizar un gasto en un ejercicio? ¿Podrá deducírselo en un ejercicio posterior al periodo de prescripción del ejercicio en el que se devengó?

La Dirección General de Tributos (DGT) y el TEAC suelen denegar la deducción del gasto si corresponde a un ejercicio prescrito pero una reciente Sentencia del Tribunal Supremo aboga por la deducción de dicho gasto, siempre y cuando no se produzca una menor tributación.

  • Como principio general, los ingresos y gastos derivados de las transacciones o hechos económicos de una empresa se imputan al período impositivo en que se produzca su devengo, con arreglo a la normativa contable. No obstante y de forma excepcional, se admite la deducción de gastos imputados contablemente en un período impositivo posterior a aquel en el que proceda su imputación temporal, siempre que de ello no se derive una tributación inferior a la que hubiere correspondido por aplicación del principio general de devengo.
  • La DGT considera que, al efecto de valorar si se produce una menor tributación, deberá tenerse en cuenta el posible efecto de la prescripción. En especial, en lo que se refiere al derecho de la Administración para determinar la deuda tributaria mediante la oportuna liquidación en cuatro años, a contar desde el día siguiente a aquél en que finalizase el plazo reglamentario para presentar la correspondiente declaración. En otras palabras, si el gasto que pretende deducirse el contribuyente pertenece a un ejercicio en el que el derecho de la Administración ya ha prescrito, el contribuyente no puede deducirse el gasto ni en el ejercicio de devengo en el que se lo olvidó ni el de su imputación contable.
  • El Tribunal Supremo (STS 1625 / 2024 22/03/2024) se aparta de la doctrina de la DGT y fija como criterio interpretativo que procede deducir un gasto contabilizado de forma incorrecta en un ejercicio posterior al de su devengo, con arreglo a la normativa contable, siempre que la imputación del gasto en el ejercicio posterior no comporte una menor tributación, respecto de la que hubiera correspondido por aplicación de la normativa general de imputación temporal, pese a que el ejercicio en el que se devengó el referido gasto se encontrase prescrito.
  • Como fundamento, argumenta el tribunal que una norma con rango de ley, como es la Ley del Impuesto sobre Sociedades, permite la deducción de un gasto en un ejercicio posterior al de su devengo así como la norma contable. Asimismo y por el principio de reserva tributaria, no cabe adicionar requisitos no previstos en la normativa del Impuesto sobre Sociedades, en tanto que norma reguladora de la deducción del gasto.

Publicado el 05-2024 por PBS